Federico Carmona Perera

Federico Carmona Perera

El domingo 13 de septiembre de 2015 se corre el V Clásico Federico Carmona Pereira Grado III

Don Federico Carmona Perera nació el 14 de febrero de 1928 en la Ciudad de Barquisimeto, contrajo matrimonio con la distinguida dama Doña María Josefina Ghersi-Ghersi, procreando tres hijos, Federico de Jesus, Beatriz Tereza y Armando

Muy temprano en la mañana del día 13 de Noviembre del 2010 Murió (6:30 a.m.) la tristeza asoló a los hípicos venezolanos al producirse el deceso del Dr. Federico Carmona Perera, aficionado, propietario y criador de altísimo valor en nuestro medio. A los 82 años de edad, Don Federico se mantenía activo como hípico y quienes asistían Regularmente al hipódromo La Rinconada pudieron verle con asiduidad en el paddock de ensillaje y en el círculo de ganadores, donde nunca faltaba cada vez que un ejemplar suyo vencía, cualquiera fuera el rango del triunfo logrado.


 

Por Mario Cardozo Grimaldi (+)

Federico Carmona

“Federico Carmona Perera podríamos definirlo como un hípico integral. De cuna. Desde la temprana edad de cinco años asistía a la mañana de traqueos de la mano de su padre el doctor Juan Carmona. A los nueve años tuvo su primer caballo.
Se estrenó victorioso como propietario el 9 de mayo de 1937 con el caballo Dos Minutos, montado por Ernesto Ustáriz. Era el nacimiento de los colores que después se harán famosos y clásicos con el nombre de Papá Juan.
Teníamos programado este trabajo con tan distinguido personaje de la hípica. Cundo se lo hacemos saber nos invita a su residencia. Con la sencillez y simpatía que le caracterizan, nos atiende en compañía de su esposa Elvira Ghersi de Carmona.
Nos hace pasar a su despacho privado donde abundan motivos hípicos. Estatuillas, fotos, revistas. Lo encontramos hojeando programas de carreras de caballos del año 1932. Coincide nuestra llegada cuando estaba detenido leyendo la nómina de competidores para el clásico Presidente de la República.
La junta directiva del hipódromo nacional de El Paraíso estaba copada por Juan Vicente Gómez y familia. Volvemos a encontrarnos con la figura del dictador, que independientemente de las cuestiones políticas, fue un destacado dirigente de la hípica y uno de los mayores impulsores de esta actividad, en esos comienzos como organización.
Lo que sucede es que ninguno de nuestros presidentes democráticos, tanto de la República como del INH, van a permitir carrera alguna con el nombre del General Gómez. Pero es innegable que el hipismo está en deuda con él. Nos referimos estrictamente a la parte de la hípica. Mucho cuidado. Y al César…
Seguimos revisando aquellos valiosos archivos del doctor Federico Carmona. Nos encontramos con que el del 16 de mayo de 1937, un caballo propiedad de don Juan Carmona, corrió y ganó dos veces ese día. Intervino en la primera del programa y se impuso con la monta de Ernesto Ustáriz en 2.000 metros, sobrellevando 52 kilogramos. Volvió a correr en la quinta y ganó con el jinete Tovar II soportando apenas 35 kilogramos. Fue en 1.500 metros ¡Sorprendentes curiosidades de aquellos tiempos.
Federico Carmona dice:
—La hípica me da ofrecido numerosas satisfacciones. He tenido la suerte de contar con grandes campeones. Creo igualmente que ninguna otra actividad tiene mayor cobertura periodística que el hipismo. Recuerdo que en marzo de 1965 viajé por primera vez a Mérida. Esa semana había aparecido una foto mía con Rompemar en la portada de una revista hípica. Grande fue mi sorpresa cuando al abordar el teleférico, un joven me saludó muy cordial por mi nombre y dijo: ¡Usted es el dueño de Rompemar! Me colmó de atenciones. Tal vez los políticos desconocen la popularidad que genera el hipismo. Si lo llegan a saber estoy seguro que comprarían caballos para mantenerse en plano sobresaliente”.
Federico Carmona lleva cerca de setenta años como propietario. También ha incursionado como criador con bastante éxito. Sus mayores éxitos hasta el presente han sido Azucarada, ganadora clásica de 11 carreras y Papá Upa, igualmente clásico y triunfador 18 veces.
—Mi primera intención con Azucarada y Papa Upa fue venderlos. Abigail Colmenares, quien más que entrenador de mis caballos, fue mi hermano, me aconsejó que ni intentara hacerlo con la potranca porque no pasaría la doma. Opinión que compartió Luis Morales Balestrazzi. Finalmente Abigail se quedó con Papá Upa y renunció entrenar a la potranca, porque no pasaría la doma. Esta fue entregada a Antonio Jacial, tomando en cuenta su estilo de entrenar. Por primera vez se pagaba en Venezuela un salto de un semental, cuando compré el servicio de Hylander por 10 mil bolívares a Enrique Soto Rivera. Así logre la yegua Azucarada que corrió trece veces y ganó once de ellas. Sus victorias fueron con promedio de 14 cuerpos de ventaja. El último triunfo lo obtuvo por 21 cuerpos. Estaba lista para ganar la triple corona para yeguas cuando se fracturó. Así culminó su campaña pistera.
Luego refiere una anécdota de la actriz mexicana Maria Félix en Francia, donde Federico Carmona había asistido en compañía de su socio en el caballo Great Love, Conrado Labrecciosa. La doña estaba con Zapoteco campeón invicto como dosañero. Ambos caballos corrían en la misma prueba al día siguiente. Se las ingeniaron para entablar conversación con la bella mujer. Cuando se despedían desearon suerte a la artista con su caballo. Esta, simplemente les contestó:
¡No necesito suerte! ¡Tengo caballos sólo para ganar!
—Así ocurrió, ganó Zapoteco, que derrotó entre otros a Grat Love, con la monta del inglés Lester Piggott, quien había viajado expresamente a Francia para atender este compromiso. Dentro del mismo ámbito internacional debo señalar que compré a Chatiment al haras Comalal de Argentina, cuando apenas tenía once meses. Había tenido a su hermano Postillón el año anterior. Volviendo a mi hermano Abigail, de quien guardo tantos recuerdos, hoy tengo sociedad con su hijo José María en un hijo del padrillo Monte Carmelo. Es un caballo con las cuatro patas blancas y un lucero en la cara. Bastante parecido a Torrejón. Le puse el nombre de Aparicio como homenaje al pelotero venezolano que defendió el campocorto del Chicago Medias Blancas y hoy está en el Hall de la Fama del béisbol mundial. El potro tiene dos años y es procedente del criadero del suegro de Jesús Maria Colmenares en Kentucky. Acabo e comprar para la cría la hermana materna de la madre de Winton. Está alojada en el haras San Francisco. Por ahora no pienso tener haras propio por razones de tiempo. Mi hermanos Gustavo tiene un criadero en Barquisimeto con Dimitri Rifel de socio. De allá viene la potranca Una Guarita.
Preguntamos por el mejor ejemplar que ha defendido sus sedas:
—Es difícil calificar el mejor caballo. Los he tenido excepcionales como Rompemar, Chatiment, Azucarada, Sweet Candy. He ganado dos Simón Bolívar. Después ganaría con Arzak como criador y propietario en 2003. Sin embargo creo que Torrejón alcanzó la categoría de ídolo. Si señor.
Hablamos luego de la calidad del caballo venezolano:
—En la cría norteamericana tenemos buena representación en Sweet Candy, Gelinotte y Blondy, orgullos de la cría nacional. La Reina Isabel de Inglaterra mostró interés en un servicio de Sweet Candy, pero este caballo lamentablemente murió. Hace poco envío una yegua para ser servida por Secreto, propiedad de Maria Esperanza Miglietti, gran dama del hipismo nacional. Ahora mismo estimo que la calidad general del purasangre venezolano no es suficiente. El problema fundamental parece estar en la alimentación. Hay algunos criaderos como el San Francisco, Monumental. El Campo, que están produciendo animales de excelente físico. Eso es un adelanto.
—Simultáneamente se debe mejorar la programación. Actualmente se está favoreciendo al caballo mediocre. Hay que orientarla hacia los mejores. Incluir en el 5y6 las carreras de mayor categoría que no siempre son las más fáciles para acertar el ganador. Se debe programar por handicap. Es inconcebible que aún no se haya incluido sistemas computarizados para la programación de las carreras y el proceso de inscripciones. Tengo confianza en que se hará pronto. Considero a Gilberto Carrasquero buen administrador. Siempre ha estado en la búsqueda de mayor prestancia para el espectáculo hípico. Cuando se ha presentado la ocasión el público responde. Se ha vuelto al verdadero espectáculo hípico. Quienes amamos el hipismo lo sentimos así. Preferimos las satisfacciones que depara un triunfo. Por eso pienso que la calidad de los trofeos que se entregan en esta época, no se compadecen con la categoría de las carreras clásicas. Si de mi dependiera, apoyaría hasta un sacrificio en el premio en metálico por la mejora del trofeo. Creo que al entrar en servicio las modernas máquinas vende paga, la jugada alcanzará niveles insospechados.
Recibe una llamada de su oficina que interrumpe la charla. Se excusa para atenderla en otro sitio. Nos quedamos mirando su nutrida biblioteca. Juntos a gruesos tomos de derecho, códigos, leyes, reglamentos, temas de jurisprudencia, encontramos una colección completa de programas y revistas hípicas a partir de 1932.
Federico Carmona regresa señalando las fotos que decoran su oficina. En una aparece con Irineo Leguisamo. En otra con Lester Piggott. Una más reciente con Angel Cordero Jr., Hay un artístico cenicero con la reproducción en cerámica de una foto de Rompemar, ganador de 21 carreras. Nos recuerda que a los 14 años trabajó como correo en el hipódromo El Paraíso. Posteriormente dice que para escoger un caballo es determinante observarle la mirada.
Se incorpora Elvira para respaldar para respaldar totalmente a su Federico. Señala que se siente feliz a su lado, aunque para ser esposa de un hípico, que es a la vez banquero y político, hay que pedalear duro.
Forman una pareja que merece la bendición del señor.
¡Cuántas cosas de interés guardan muchos pergaminos de nuestra hípica!
Las tardes de Federico
Gracias a Federico en La Rinconada vimos a su amigo Lester Piggot. También a “El Pulpo” Irineo Leguisamo No hay una carrera donde se le rinda homenaje a un hípico en la cual esté ausente Federico.
En sus años mozos trabajó por reunión en El Paraíso. Fue correo y taquillero. Después se desempeñó como sellador. Cuando el Concejo de Petare pechó al 5y6 con un impuesto leonino, Federico fue uno de los selladores que se colocó en el límite del Distrito Federal con el Estado Miranda mientras la Corte Suprema decidía acerca de la nulidad de la ordenanza mediante un recurso presentado por el eminente jurista Miguel Angel Astor Martínez, que fue sentenciado a favor del INH convirtiéndose en jurisprudencia.
Ha sido dirigente gremial y miembro del Directorio del INH. Es imposible resumir en estas cortas líneas lo que Federico Carmona Perera representa para el hipismo. La familia hípica se siente complacida por el resultado del Gran Premio Clásico “Simón Bolívar”.
Recayó en un hípico integral. Federico ganó como criador y propietario. Con la particularidad que también crió a Emeritus, padre de Arzak. La tripulación también fue de campeones. Julio Ayala comparte ahora con el desaparecido Domingo Noguera Mora, el renglón de entrenadores, cada uno con cinco triunfos.
Jaime Lugo es un excelente jinete con gran capacidad para definir una carrera. Lamentablemente el caballerizo siempre es anónimo para la gran mayoría, pero es el principal apoyo que tiene el purasangre.
Para rematar la faena, otro campeón en ciernes, Paso Real, ganó la Copa “Juan Carmona”, padre de Federico, quien había manifestado que para él se trataba de otro “Simón Bolívar”. Nuestro fraternal abrazo a este querido y admirado amigo.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s